trámite de audiencia en procedimientos sancionadores

El trámite de audiencia en procedimientos sancionadores y cómo se lleva a cabo

La constitución española es la corona de un conjunto de normas jurídicas que han pretendido ser democráticas y, en realidad, le han dado oportunidad a las personas interesadas. Una de las sentencias más significativas ha sido la de no declarar culpable a un individuo antes de tener en cuenta su versión de los hechos. Esta creencia se muestra con claridad en la Ley de Procedimiento Administrativo con el trámite de audiencia. En efecto, aquí podrás encontrar información sobre el trámite de audiencia en procedimientos sancionadores, cómo se lleva a cabo y todos los aspectos esenciales para comprender. 

¿En qué consiste el trámite?

Los principios constitucionales sirven de base para el resto de reglamentos que rigen al país. Una vez que se ha dictaminado en las escrituras una disposición especial, se debe actuar en consecuencia y acogerse a los mandatos de la carta magna. Entonces, dentro del derecho administrativo está el trámite de audiencia que se realiza con el respaldo de las leyes. Por lo tanto, este trámite puede llegar a ser necesario y fundamental en el procedimiento sancionador. Lo que realmente se quiere es emplear el derecho de participación y defensa, además de proporcionar más pruebas para garantizar una resolución a favor del interesado.  

¿Qué es el trámite de audiencia?

El trámite de audiencia es la parte donde el individuo, representante o responsable puede verificar todo el procedimiento administrativo que se está ejecutando. De manera que se demuestra la participación del ciudadano en el propio caso y, añadido a eso, tiene la posibilidad de expresarse una vez más. Como ya señalamos, la legislación de España se sitúa dentro de un ámbito democrático. En definitiva, se quiere atender y hacer valer lo siguiente: “nadie puede ser condenado sin ser oído previamente”. 

Cuando el procedimiento administrativo tiene lugar, harán falta varias manifestaciones lógicas y pruebas para obtener la aprobación del Tribunal. Por consiguiente, cuando se tiene una noción de las consideraciones que se están gestando en el órgano, la ventaja es superior. Puesto que el interesado podrá comprender la tendencia del caso y proceder a partir de lo analizado. Igualmente, tomará la decisión de proveer más evidencia que resulte determinante. 

Asimismo, las personas que estén ejecutando las diligencias podrán obviar este trámite y esperar la decisión. Lo que queremos decir es que no en todas las circunstancias se tendrán más documentos o justificaciones para exhibir ante los competentes. También, puede ocurrir que el procedimiento no lo amerite. En conclusión, cuando no haga falta una acotación extra, se dejará el trámite como efectuado. 

¿Qué son las actas de conformidad y disconformidad?

La audiencia se realiza en un lapso de 10 a 15 días, así la persona puede detallar sus impresiones sobre el expediente. Luego de eso, el órgano designado tendrá que proporcionar la propuesta. De ahí surgen las actas de conformidad y disconformidad, que se ejecutan posterior al trámite de audiencia. Presentan las siguientes características:

  • Acta de conformidad. Se suscribe cuando el sujeto obligado esté de acuerdo con los resultados de la propuesta de regularización. Esto no quiere decir que no continúe rechazando la cancelación de la deuda. Incluso, puede estar conforme con una parte. De cualquier manera, una vez expresadas las opiniones y suscrita el acta, no hay retorno. 
  • Acta de inconformidad. Se redactan todos los elementos, hechos y situaciones que demuestran la negativa del obligado tributario. En este caso, el sujeto no querrá firmar o presentarse para tomar una copia del documento. 

Diferencia entre tramite de audiencia y alegaciones

El trámite de audiencia es una argumentación y una declaración de alegaciones. Aun así, las alegaciones del trámite de información pública y las alegaciones de la audiencia no son iguales. 

Los trámites de audiencia y las alegaciones de información pública tienen en común que ambas se utilizan para suministrar la información necesaria al procedimiento. A pesar de eso, existe una brecha entre las dos, pues no son empleadas de la misma manera ni con los mismos objetivos. Primeramente, la información pública se hace para sentar las bases de la demanda. Cuando estas alegaciones son emitidas, se vuelven parte del acto y constituyen el preámbulo del trámite

Seguidamente, las alegaciones de audiencia son la retroalimentación que recibe el estudio realizado por el ente con jurisdicción. Siendo más específicos, estamos hablando de las alegaciones conclusivas que se ven en un juicio ordinario. Este acto siempre tendrá que hacerse para transmitir las inconformidades u opinar sobre las apreciaciones que han sido exhibidas. Además, es el momento de añadir más datos razonables para terminar de clarificar el asunto. En pocas palabras, esta es la última oportunidad de refutar las decisiones. Se realiza antes de la sentencia definitiva. 

Modelo de trámite de audiencia

La propuesta de resolución será visible en la fase final del procedimiento sancionador. Incluso antes de que se haga público es factible redactar un documento donde se exprese que el trámite de audiencia va a ser realizado. Se trata de una página con información específica. Hay que escribir una breve introducción haciendo referencia a las normativas que sustentan el trámite.  Para el desarrollo es conveniente emplear brevemente los motivos, comunicar que se harán alegaciones y finalizar con las firmas. Como complemento, dejamos para ti una opción que puede ser usada como guía:

Paso a paso de procedimientos sancionadores

Los procedimientos sancionadores hacen posible que los obligados tributarios tengan la ocasión de hacer valer su derecho. Para que puedas estar al tanto de cómo será el procedimiento, te lo dejamos simplificado en pasos. 

  1. Actos de confirmación. El órgano querrá verificar si las demandas del interesado son valederas y procederá a corroborar los hechos. Si resulta ser legítimo, el procedimiento iniciará. 
  2. Inicio. Llegará un aviso al obligado. 
  3. Comprobación y alegaciones. Aquí se podrán comparecer los documentos que sean pertinentes y se harán las formulaciones. Por su parte, el ente instructor analizará la situación.
  4. Propuesta de resolución. El órgano hará ver el veredicto con sus conclusiones. 
  5. Trámite de audiencia. Si el sujeto no obtiene ninguna ventaja de las conclusiones, tendrá que dar continuidad al procedimiento. Sin embargo, no es recomendable omitir este derecho. 
  6. Resolución. Finalmente, se dirá cuál es el fallo. 

El trámite de audiencia en procedimientos sancionadores ahora está dentro de tu comprensión.

Ir arriba